1
Esta fotografía del desierto del Sahara central fue tomada desde la Estación Espacial Internacional poco después del amanecer. Los tonos marrones del gran mar de arena de Marzuq en primer plano (300 kilómetros o 190 millas de diámetro) contrastan con las lavas negras de las montañas Tibesti cerca del horizonte. Este mar de arena es una de las características más reconocibles para los astronautas en órbita, en parte porque lo ven a menudo a través de los cielos despejados del Sahara.

Tomado con una lente de 17 mm, este punto de vista replica de cerca lo que ve el ojo humano. Esta lente da una fuerte sensación tridimensional porque las curvas de la Tierra en la distancia son visibles hacia el horizonte y las pocas nubes proyectan sombras hacia la cámara. La lente incluso captura el efecto de diferentes elevaciones de sol: En el horizonte el Sahara oriental está a plena luz del día, pero el mar de arena en primer plano es más oscuro porque el Sol se acababa de salir.