2
Investigadores del Centro Oceanográfico de Baleares liderarán un nuevo proyecto, que servirá para estudiar las aguas profundas del Mediterráneo Occidental, concretamente una anomalía de la temperatura y la salinidad que se creó tras el duro invierno de 2005 y que aún hoy influye en la circulación del océano y el clima.