1

Los primeros datos recibidos de los nuevos sismógrafos que se pusieron la semana pasada en el volcán Bárðarbunga, que se encuentra bajo el glaciar Vatnajökull, muestran que el magma está mucho más cerca de la superficie de lo que se pensaba.

Los terremotos ocurren a una profundidad de sólo tres kilómetros (1,8 millas), no siete y cincuenta y cinco como los científicos habían asumido. "El sistema de cámara de magma del Bárðarbunga es mucho más complicado de lo que pensábamos",dijo a mbl.is el profesor de geofísica Magnus Tumi Guðmundsson.

Los nuevos datos muestran que el hielo en la parte superior de la caldera Bárðarbunga, que ha estado hundiendo lenta pero constantemente desde quecomenzó la erupción en Holuhraun a finales de agosto, es más delgado de lo que se pensaba.

La lava que está en erupción en Holuhraun, al norte del Vatnajökull, se acerca al menos a nueve kilómetros (5,5 millas) bajo la superficie.