1
La mayoría de los fabricantes de toallitas húmedas "incumple los estándares de calidad", advierten varias asociaciones, y el resultado es que los tejidos "no se desintegran con facilidad y por tanto no son biodegradables", además de estar "humectados con productos químicos contaminantes".