2
Un nuevo estudio genético ha revelado que las poblaciones de ballenas jorobadas en las aguas del Pacífico Norte, el Atlántico Norte y el Hemisferio Sur son mucho más distintas entre sí de lo que se pensaba, y deberían ser reconocidas como subespecies distintas.