1
Massutí explicó que el Centro Oceanográfico detectó la entrada de "agua anormalmente potente del Atlántico", que accede al mar Mediterráneo por el Estrecho del Gibraltar y llega a Balears a través de los canales de Eivissa y Mallorca. "Falta por ver si esta agua superficial es suficientemente potente para haber generado cambios en el fondo del mar, donde habita la gamba", comenta el presidente.