1
Los aguerridos vikingos lo inventaron pero todavía no se sabe cómo llegaron a dar con la receta. No descartamos que el hákarl sirviera para alejar o torturar a los enemigos.