1
Tras cinco meses fuera de casa, la tripulación del patrullero Rayo, con base en Las Palmas de Gran Canaria, regresaba ayer tarde al Arsenal con una enorme sonrisa y los ojos acuosos por encontrarse de nuevo con sus familiares, que les esperaban a pie de muelle en el mismo estado emocional.