2

En su evaluación final, el proyecto europeo Trident ha sumergido su vehículo autónomo submarino de intervención, según sus siglas en inglés (I-AUV) en las aguas del puerto mallorquín de Sóller y éste ha sido capaz de encontrar y recuperar de forma autónoma un objeto en un fondo marino desconocido, ante las condiciones adversas que presenta el mar abierto.