1
Cuando Charles Darwin llegó a las Islas Galápagos en 1831 no tenía ni idea de que lo que iba a descubrir le ayudaría a concebir su teoría de la selección natural.

Sin embargo, a pesar de las muchas maravillas que vio, había una cosa que no podía experimentar: la la vista de los tiburones, los molas molas, tortugas, iguanas, pingüinos y orcas incluso en su propio hábitat. Gracias a Dustin Adamson del Ocean Shutter aquí vemos ese reino submarino en toda su sorprendente e inusual belleza que Darwin sólo podía soñar.

Comentarios

    Submit a Comment
     Name : 





    4 + 4 =



Quien ha votado este artículo

Subir imagen(s)

sueno-darwin.jpg