1
Filipinas el miércoles puso las tropas en alerta y preparan alimentos y suministros médicos, ya que advirtió a los residentes y turistas a lo largo de su costa oriental a estar listos para un súper tifón que se espera toque tierra en algún momento de las próximas 72 horas.

El tifón Maysak - con nombre local Chedeng-, inicialmente calificado un tifón de categoría 5, se debilitó ligeramente a medida que avanzaba a toda velocidad hacia las Filipinas sobre el Océano Pacífico, con vientos de hasta 225 kph (140 mph), dijo la oficina meteorológica.

Se espera que se debilite aún más una vez que golpee la parte central o norte de la principal isla filipina de Luzón el sábado o el domingo, dijo la agencia, mientras Filipinas celebra el largo fin de semana de Pascua.

"Esto es muy fuerte y mantendrá su fuerza a medida que se acerca, aunque esperamos que el tifón se debilitará", dijo en una sesión informativa televisada Esperanza Cayanan, una funcionaria de la oficina meteorológica,.

"Pero va a seguir teniendo intensidad de tifón por lo que traerá fuertes vientos cuando toque tierra en la costa este", dijo Cayanan.

Tropical Storm Risk con sede en Gran Bretaña, dijo que Maysak probablemente se debilitaría a un tifón de categoría 2, con vientos máximos de hasta 175 kph (110 mph), cuando golpea la tierra.

El tifón podría dañar los cultivos de arroz y maíz en las zonas centro y norte de las Filipinas, aunque el daño es probable que sea mínimo porque la principal cosecha de arroz nacional básico se terminó alrededor de febrero.

Alexander Pama, director ejecutivo de la agencia nacional de desastres, dijo que el mayor reto para las autoridades sería mantener seguros a los turistas extranjeros y filipinos que viajan a las provincias del este fin de semana cuando Maysak toque tierra.

Miles de filipinos ya han empezado a viajar a las provincias y lugares turísticos populares antes del fin de semana de Pascua.

No se espera que Maysak toque tierra donde otro tifón de categoría 5, Haiyan, golpeó hace más de un año, dejando casi 8.000 muertos o desaparecidos.