1
Andy Johnston, así se llama este surfista que se salvó por los pelos, estaba practicando su deporte preferido en West Beach, cerca de la ciudad australiana de Perth, cuando de repente vio acercarse una aterradora sombra y comenzó a escuchar unas sirenas que trataban de llamar su atención.