2
El 16 de septiembre de 2015, un terremoto de 8,3 grados de magnitud sacudió la costa central de Chile, lo que provocó alertas de tsunami y evacuaciones costeras. Con una duración de tres minutos, este poderoso terremoto se produjo a lo largo de la frontera de la placas tectónicas de Nazca y de Sudamérica.

Mediante la combinación de las exploraciones de radar del satélite Sentinel-1A de la ESA del 24 de agosto y el 17 de septiembre, los patrones de color del arco iris en la imagen muestran la forma en que la superficie se ha desplazado como consecuencia del terremoto. 'Interferogramas' como éstos permiten a los científicos cuantificar el movimiento de tierra. Al contar las "franjas" se estima que el terremoto causó un desplazamiento de 1,4 m a lo largo de la dirección de visualización de la observación del radar. Además se calcula un movimiento horizontal 0,5 m a lo largo de la dirección de vuelo del satélite.