1
Una nueva investigación sugiere que los miles de edificios destruidos o dañados durante el terremoto de magnitud 9,0 y el tsunami que afectó a Japón hace cuatro años liberaron a la atmósfera 6.600 toneladas métricas de gases almacenados en material de aislamiento, electrodomésticos y otros equipos.