1
Fue fuerte y breve. Durante unos minutos, a las 9 pm del 3 de enero de 2017, el volcán Bogoslof de Alaska soltó una explosión.

De acuerdo con el Observatorio de Volcanes de Alaska, las temperaturas indican que la nube volcánica pudo haber llegado tan alto como 33.000 pies (10.000 metros) a la atmósfera. Vientos desde el sur llevaron la nube hacia al norte sobre el mar de Bering.

El volcán hizo volar más vapor y cenizas dos días más tarde, cuando el Moderate Resolution Imaging Spectroradiometer (MODIS) en el satélite Terra de la NASA capturó esta imagen.




Un clip de vídeo montado a partir de datos Himawari-8 (arriba) muestran otra nube volcánica en la tarde del 5 de enero de 2017. Los sensores infrarrojos detectan que las temperaturas en la columna de humo cayeron a -58 grados centígrados (-72°F) ya que el vapor y la ceniza se elevó en la atmósfera, de acuerdo con Dan Lindsey, un científico atmosférico con la NOAA. Himawari-8 es un satélite meteorológico geoestacionario dirigido por la Agencia Meteorológica de Japón.