3
Se dice que el amor es ciego, que no hay edad o barrera que se le interponga pero… ¿y el peso? Esto se pone en evidencia luego de ver cómo un pesado elefante marino de cuatro toneladas se posa encima de su pareja de turno, bastante pequeña en comparación a él.