1

En Recife, noreste de Brasil, bañarse en el mar sin compañía o practicar surf puede ser mortal. Los tiburones atacaron a 56 personas desde 1992 luego de que fuera alterado su hábitat, y convirtieron sus turísticas playas en un lugar de forzada y dolorosa convivencia con humanos.