1

Estudios realizados por el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) han demostrado que algunas variedades de algas marinas procedentes de la Isla de Margarita, estado Nueva Esparta, pueden ser consumidas por el ser humano sin ocasionar efectos secundarios adversos.