1
Con ayuda de unas tijeras y sobre un paño de cocina, recorta cuidadosamente la parte superior del erizo, manteniendo la forma circular. Cuela el agua que tienen en su interior para reservarla, y las gónadas sin que se rompan.