1

Científicos de la Universidad de Stanford y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) han descubierto que el petróleo crudo afecta las células del corazón de los peces. El efecto tóxico se traduce en una frecuencia cardíaca lenta, reducción de la contractilidad cardíaca y latidos irregulares del corazón que pueden conducir a un paro cardíaco y muerte cardíaca repentina.