1
La llegada de especies invasoras de plantas e insectos a la Antártida ha puesto en peligro el ecosistema autóctono del continente blanco, mientras los científicos no se ponen de acuerdo en cómo hacer frente a la amenaza. Es una lucha soterrada por la supervivencia provocada por los científicos, militares y turistas que visitan la Antártida, responsables de haber abierto la puerta del Polo Sur a la llegada de especies foráneas.