1
Se cree que el animal tenía unos dos años, por lo que la muerte por enfermedad es bastante improbable. Tampoco mostraba heridas visibles y había signos de diarrea. Los inuits que habitan en esa zona han notado en los últimos tiempos que una gran cantidad de osos polares han migrado de la zona.