1
Lo primero que tenemos que hacer es lavar la zona en la que nos ha picado la medusa con agua salada o bien con suero: no debemos utilizar agua dulce, ya que rompería estas células urticantes y la picadura se puede propagar.