1
El Gobierno estadounidense prohibió las perforaciones petroleras y gasíferas en el océano Ártico, una medida aplaudida por grupos ambientalistas que consideraban esa actividad dañina para el medio ambiente y la vida silvestre.