1

Esta historia comienza en México. Fue allí, a través de la contemplación de las esculturas olmecas y sus rasgos claramente negroides, donde se disparó la curiosidad de Alfredo Barragán: ¿Y si los africanos hubiesen llegado a América hace miles de años, mucho antes que Cristóbal Colón?