1
Los científicos han constatado que faltan más datos que confirmen la influencia humana en el fenómeno, aunque han visto que aquellas zonas donde hay más efectos antropogénicos coinciden con aquellas áreas donde hay más proliferación de medusas.