1
Las autoridades japonesas se encuentran ante un verdadero dilema. Deben elegir entre dos soluciones, ninguna realmente “buena”: o liberan toneladas de agua radioactiva de Fukushima al Océano Pacífico, o esperan la llegada de un nuevo e impredecible tsunami.