1
Hagamos ahora otro esfuerzo de imaginación, y en lugar de imaginar ese mundo manual, donde las hormigas tienen que acarrear todo con sus patitas, vamos a imaginar que hemos inventado máquinas que, gracias a quemar hierbecitas del campo como combustible, nos calientan.