1
30 Vistas
La policía filipina ha detenido a dos hombres por un intento de atentado esta semana cerca de la embajada de Estados Unidos que ha sido atribuido a simpatizantes del Estado Islámico, dijo el miércoles un funcionario.

Otros supuestos conspiradores todavía están siendo perseguidos por la potente bomba que se encontró el lunes dentro de un cubo de basura cerca de la embajada de Estados Unidos en Manila, dijo el jefe de policía de la capital, comisario Oscar Albayalde.

"Ellos fueron detenidos como personas de interés en la plantación de IED (artefacto explosivo improvisado)", dijo a la AFP sobre la pareja detenida.

"Hay una posibilidad real de que esta es la obra del grupo Maute," dijo, refiriéndose a un grupo extremista musulmán armado que ha comprometido previamente lealtad al movimiento Estado Islámico en Siria e Irak.

Describió a un hombre, que fue detenido en la provincia de Bulacan a las afueras de la capital, como un musulmán convertido y el otro detenido en una zona residencial de Manila, como musulmán.

Albayalde añadió que estaban a la caza de "tres a cinco otros sospechosos", pero se negó a dar más detalles.



El grupo Maute también ha sido culpado de una bomba que hirió a siete guardaespaldas militares del presidente Rodrigo Duterte y otros dos soldados en Mindanao el martes.

El grupo ocupó recientemente parte de la ciudad montañosa remota de Butig en la isla sur de Filipinas con problemas de Mindanao, lo que llevó a los militares a lanzar una ofensiva.

Duterte visitó el miércoles la ciudad Butig 800 kilómetros (500 millas) al sur de Manila, consultando con oficiales militares y funcionarios locales y después de reunirse con los soldados heridos.

El portavoz militar Filemon Tan dijo que la mayor parte de Butig habían sido recapturado al grupo Maute con 61 de los extremistas muertos y 12 heridos, en comparación con los 35 heridos del lado del gobierno.

Pero el grupo Maute ha resistido los ataques militares antes, después de haber sido expulsado ​​de Butig en una ofensiva anterior de febrero.

En un discurso pronunciado después de visitar Butig, Duterte dijo que espera que las acciones del grupo no conducirían a una mayor violencia.

"No quiero hacer la guerra pero no obligues a mi mano a hacerla", dijo.

Los grupos musulmanes han librado una lucha por la independencia armada desde hace décadas en el sur de Filipinas, principalmente católica, que se cree que ha cobrado más de 120.000 vidas.
¿Qué es Háblame del Mar?

Resúmenes de noticias de actualidad en español relacionadas con el Mar, los Océanos, Turismo y Gastronomía


Últimos comentarios
Historias más vistas