1
Sólo en los primeros 100 días después de que el tifón arrasó el centro de Filipinas, 500.000 familias recibieron materiales básicos de alojamiento de emergencia de la comunidad humanitaria para que puedan empezar a reconstruir sus hogares. El increíble ingenio del pueblo filipino, junto con los esfuerzos de la comunidad internacional y los trabajos dirigidos por el Gobierno, han hecho que sea posible el duro camino hacia la recuperación y la reconstrucción.