1
Unas instalaciones, valoradas en 1.273 millones de euros –y un coste final de unos 3.420 millones para los consumidores de gas-, que el gobierno español descarta poner en marcha después de que la inyección de gas en el subsuelo provocara un millar de terremotos.