1
La flota atunera española, agrupada en la Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores (OPAGAC), presenta en Bruselas los diferentes sistemas de tecnología punta que utilizan sus buques y que han convertido a esta flota en abanderada de la transparencia, el control y la gestión eficiente como únicas vías para garantizar la sostenibilidad a largo plazo de esta pesquería.

La presentación tiene lugar en un evento organizado por OPAGAC, en colaboración con la empresa Satlink, que se celebra de forma paralela a la reunión esta semana en la capital belga del Consejo Consultivo de la Flota Comunitaria de Larga Distancia (LDAC).

Los 40 buques atuneros cerqueros que conforman la flota de OPAGAC fueron pioneros en la integración, a partir de finales de 2000, de un sistema VMS (Vessel Monitoring System) para su localización vía satélite. Conocido como Caja Azul, este sistema se encarga de transmitir vía satélite los datos de posición, rumbo y velocidad del buque al centro de control correspondiente, y mantiene, además, un registro permanente de la actividad del barco.

El sistema TrackIT, integrado con el VMS, permite a las empresas armadoras la recepción en dispositivos móviles (PC, tabletas y smartphones) de toda esta información, que es objeto de control y análisis a través de la incorporación continua de nuevas funcionalidades como cuadros de mando y alarmas.
Los buques atuneros españoles también cuentan con el denominado Electronic Recording and Reporting System (ERS) que permite el reporte diario de capturas a las administraciones y la gestión de los FAD o Dispositivos Agregadores de Peces que utiliza esta pesquería.

Cabe destacar que la flota atunera española, además de ser la primera en embarcar voluntariamente observadores científicos a bordo, ha complementado este elemento humano de vigilancia y control con un sistema de Observador Electrónico, denominado SeaTube. Se trata de un sistema que, a partir de un circuito de cámaras instaladas en distintos puntos del barco, graba toda la actividad pesquera. Estas grabaciones se guardan durante dos años para que puedan ser revisadas por terceros.

Según Julio Morón, director gerente de OPAGAC, “la tecnología es parte nuclear de nuestro Código de Buenas Prácticas, la Iniciativa de Transparencia Atunera (TTI) y el Programa de Mejora de la Pesquería (FIP) y es, además, herramienta clave para el cumplimiento de los diferentes requisitos que establece la norma AENOR Atún de Pesca Responsable (APR), con la que podemos garantizar que nuestras capturas proceden de una actividad pesquera transparente, sostenible y responsable”.