1

Es la sensación que tuve cuando hace unos días visité la isla canaria. Me encontraba en Punta Pesebre, en donde aseguran se encuentra el faro más pequeño de Europa. Allí es también se unen las corrientes de barlovento y sotavento provocando uno de los espectáculos más increíbles que he visto: una suerte de espuma de mar, como fuegos artificiales acuáticos, en los que el sonido de olas chocando ponía música a un derroche de colores únicos. Una titánica danza que me atrapó durante quince minutos...















Comentarios

    Submit a Comment
     Name : 





    5 + 3 =