1
El vertimiento de salmones muertos autorizado por el Gobierno chileno potenció la proliferación de algas tóxicas que afectó el sur de Chile a principios de este año, y agravó la crisis social y ambiental que ha vivido Chiloé en el primer semestre, según un informe difundido este domingo por Greenpeace.