1

Las medusas son un clásico poco grato de la época estival. Casi todas las que visitan cada verano las costas malagueñas pertenecen a las cuatro especies más comunes. Sin embargo, la semana pasada un raro ejemplar gigante, la Rhizostoma Luteum, se paseó por la playa de Torremolinos, activando todas las alarmas entre los bañistas y la curiosidad de los científicos. El biólogo del Aula del Mar Juan Jesús Martín afirma que la causa exacta de su aparición no está clara, aunque atribuye la presencia de esta medusa en la costa malagueña a las corrientes marinas y a la dirección del viento. Esta especie se distingue del resto no solo en los 60 centímetros de diámetro que puede alcanzar, sino en que posee unos largos tentáculos marrones y puede llegar a alcanzar los 60 kilos.