1
Como el cometa ISON aparecía tenue en varios observatorios y más tarde no se veía nada desde el Observatorio de Dinámica Solar de la NASA o por los observatorios solares situados ​​en tierra, muchos científicos creían que se había desintegrado por completo. Sin embargo, una racha de material brillante apareció más tarde en la noche volando lejos del sol en las imágenes del Observatorio Solar Heliosférico de la Agencia Espacial Europea y de la NASA.