1
Los científicos descubrieron que los océanos abiertos son mucho menos eficientes que el hielo marino cuando se trata de emisores en la región del infrarrojo lejano del espectro. Esto significa que el Océano Ártico atrapa gran parte de la energía de la radiación de infrarrojo lejano, un fenómeno hasta ahora desconocido que probablemente está contribuyendo al calentamiento del clima polar.