1

El 4 de octubre de 2010, se produjo un accidente en la planta de alúmina Ajkai Timföldgyár en el sur de Hungría. Una esquina de la pared de un estanque de retención se rompió, liberando un torrente de lodo rojo tóxico. Según informes de prensa, una parte de los residuos se desvió por un arroyo local, inundando varios pueblos cercanos, incluyendo Kolontar y Devecser, donde el lodo fue de 2 metros (6,5 pies) de profundidad en algunos lugares. Cuatro personas perdieron la vida, probablemente por ahogamiento, y varias más estaban desaparecidas. Docenas de residentes fueron hospitalizados por quemaduras químicas.

El 9 de octubre de 2010, el Advanced Land Imager (ALI) instalado en el satélite Earth Observing-1 (EO-1) de la NASA capturó imágenes en color natural de la zona afectada por el vertido de lodos. La imagen superior (en pequeño arriba a la izquierda) muestra una vista más cercana de la planta de alúmina y los pueblos más cercanos. La imagen inferior muestra la región en general, la vista en primer plano se indica en blanco (ambas imágenes se amplian al pichar sobre ellas, la de abajo en alta resolución).


marea roja aluminio Hungria, satelite


Espera, enterrado entre el barro y la arena, con el fin de atrapar a su presa. Una vez que algo se cruza en su camino, el tiburón angel utiliza sus rápidas mandíbulas extensibles para atrapar a los peces. Tiene su hábitat en mares templados y tropicales de todo el mundo.


La planta de alúmina aparece a lo largo del borde derecho de ambas imágenes. La planta tiene el techo de azul brillante y depósitos de ladrillo rojo. La rotura del muro de contención se puede comprobar en la vista en primer plano. Los lodos ha cogido un canal a través de la esquina noroeste del embalse de residuos, y se extienden a los campos cercanos. El lodo llega a partes de Kolontar y Devecser.

En ambas imágenes, el vertido de lodos forma una franja de color naranja-rojo al oeste de la planta. El área amplia de visión muestra como se adelgaza el vertido de lodos pero permaneciendo perceptible a varios kilómetros hacia el oeste. El New York Times informó de que la corriente más cercana que se vacía la planta en grandes ríos, que en última instancia, alimentan al río Danubio. La BBC informó que las autoridades estaban vertiendo yeso en uno de los ríos, el Marcal, con la esperanza de prevenir la propagación de lodos al Danubio.

El lodo rojo vertido en este accidente es un subproducto de refinación de la bauxita en alúmina, que se utiliza en la fabricación de aluminio y otros productos. El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) informó que los metales pesados en los lodos pueden penetrar en la tierra y ser absorbidos por la vegetación, causando efectos ambientales que puede durar décadas.

En el corto plazo, el lodo ha arrastrado coches, manchado de casas, inundó los campos agrícolas, causó daños a puentes y cientos se han visto obligados a evacuar. Además ha causado lesiones a mascotas y ganado incapaz de moverse, y el WWF informó que las muertes entre venados, conejos, zorros y jabalíes, no se pueden estimar.