1
El pequeño cetáceo llegó desorientado a las playas de San Bernardo. Los turistas, según el relato de una testigo, en vez de devolverlo al mar lo retuvieron para tocarlo y sacarse fotos. Esto le habría costado la vida.