1
La Universidad de Oviedo y el Observatorio Marino de Asturias (OMA), a través del grupo de investigación ARENA, han logrado utilizar ADN ambiental, obtenido simplemente de botellas de agua de mar, para detectar especies invasoras.