1
Investigadores indonesios dijeron el lunes que hasta ahora no habían encontrado evidencia de que el terrorismo jugase un papel en el accidente de un avión de pasajeros de AirAsia que mató el mes pasado a las 162 personas a bordo.

Andreas Hananto dijo a Reuters que su equipo de 10 investigadores en el Comité Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSC) no había encontrado "ninguna amenaza" en las grabaciones de voz de cabina para indicar un acto terrorista durante el Vuelo QZ8501 de AirAsia.

El Airbus A320-200 desapareció de las pantallas de radar el 28 de diciembre, a menos de la mitad en un vuelo de dos horas desde la segunda ciudad más grande de Indonesia de Surabaya a Singapur. No hubo sobrevivientes.



Cuando se le preguntó si en la grabación había alguna evidencia de que el terrorismo estuviese involucrado, Hananto dijo: "No, porque si hubiera terrorismo, habría habido una amenaza de algún tipo".

"En esa situación crítica, la grabación indica que el piloto estaba ocupado con el manejo del avión".

Los investigadores dijeron que habían escuchado la totalidad de la grabación, pero transcrita sólo la mitad.

"No escuchamos ninguna voz de otras personas que no sean los pilotos", dijo Nurcahyo Utomo, otro investigador. "No se oye ningún sonido de disparos o explosiones. Por el momento, en base a eso, podemos eliminar la posibilidad de terrorismo".

Utomo dijo que los investigadores pudieron oír "casi todo" en la grabación contenida en una de las dos "cajas negras" del vuelo. La otra es la grabadora de datos de vuelo, y ambas se han recuperado de los restos del avión en el fondo del mar de Java.

Se negó a dar detalles sobre lo que se dijo durante los momentos finales del fatídico vuelo, citando la legislación de Indonesia.

Las autoridades indonesias han dicho que el mal tiempo era probable que haya desempeñado un papel en el desastre.

Según Hananto, la evidencia también mostró que era improbable una explosión antes que el avión se estrelló, desmitiendo una teoría sugerida por un funcionario de la Agencia Nacional de Búsqueda y Rescate la semana pasada.

"A partir de los datos de vuelo (grabaciones) hasta el momento, es poco probable que hubo una explosión", dijo Hananto. "Si la hubo, sin duda la conoceríamos porque ciertos parámetros lo tienen que demostrar. Hay algo así como 1.200 parámetros".

Los minutos finales del vuelo de AirAsia estaban llenos de "sonidos de las máquinas y sonidos de advertencias" que deben ser filtrados para obtener una transcripción completa de lo que se dijo en la cabina, dijo Hananto, que ha sido un investigador de seguridad aérea desde 2009.

Ha sido transcrita la primera mitad de la grabación de la cabina de voz de dos horas. Eso incluye audio del vuelo anterior y el comienzo del Vuelo QZ8501, que se estrelló unos 40 minutos después del despegue.

El equipo, que está trabajando con investigadores de seguridad aérea de Francia, Singapur y China, espera terminar la transcripción de la grabación esta semana, dijo Hananto.

Con siete ordenadores y varios equipos de audio, el pequeño laboratorio del NTSC dedicado a la investigación del accidente de AirAsia se divide en dos habitaciones; una para la grabadora de voz de la cabina y el otra para el registrador de datos de vuelo.

El análisis de la grabadora de datos de vuelo tomaría más tiempo, dijo Hananto, porque los investigadores estaban examinando los 72 vuelos anteriores efectuados por la aeronave.

Los investigadores esperan terminar un informe preliminar sobre el accidente la próxima semana. El informe completo puede tardar hasta un año, pero no incluirá toda la transcripción de voz de la cabina.

"En Indonesia sigue siendo reservado", dijo Tatang Kurniadi, jefe de la NTSC. "Sólo se incluirán en el informe algunos aspectos resaltantes".