1
Calificarlo como súperyate es quedarse corto. Y no porque tengamos un récord de eslora entre las manos, sino porque, a simple vista, lo último que dirías del Kokomo Ailandes que es un barco. De hecho, no nos extraña que haya sido definida por muchos como la primera isla privada móvil, pues a eso es precisamente lo que recuerda.