1

Un adelgazamiento en la capa protectora de mejillones, ostras, langostas y cangrejos es probable que perturbe las cadenas alimentarias marinas haciendo a las criaturas más vulnerables a los depredadores, lo que podría reducir las fuentes humanas de pescados y mariscos.