1
Un estudio publicado en Science indica que la tasa de deposición de nitrógeno reactivo (es decir, los óxidos de nitrógeno procedentes de la quema de combustibles fósiles y los compuestos de amoníaco por el uso de fertilizantes) de la atmósfera al océano abierto, se ha más que duplicado a nivel mundial durante los últimos 100 años.