1

En este vídeo de National Geographic podemos ver que, gracias a su especializada capacidad de respiración, los peces gobios saltarines del fango pueden pasar mucho tiempo en tierra. Cuando están bajo amenaza, un macho defiende su madriguera saltando, abriendo la boca y mostrando a su enemigo  la "medida de sus aletas".

































Este pez tan singular es una muestra clara de que las adaptaciones favorecen la supervivencia de algunos individuos y les permiten sobrevivir en ambientes radicalmente opuestos a los originales (los peces viven en el agua y respiran el oxígeno disuelto en la misma, siendo atípico que vivan en el lodo y respiren aire, tal y como lo hace este pez).