1

Los científicos la bautizaron como “Ballena 52″ porque emite su canto a la extrañísima frecuencia de 52 Hertzios: esa frecuencia es tan alta que ninguna otra ballena puede escucharla. La Ballena 52 está fisiológicamente condenada a no poder comunicarse.