2
El Ejecutivo comunitario defendió la opción de promover el etiquetado voluntario de origen para los productos alimentarios no transformados, los productos que constan de un solo ingrediente y los ingredientes que representan más del 50 % de un alimento.