1

Un trabajo liderado por la Universidad Complutense de Madrid (UCM), en colaboración con la Universidad de Cornell y la Universidad de Hawaii, ha demostrado que el ruido del tráfico marítimo y de las actividades de investigación en el fondo marítimo alteran el canto de las ballenas y las desplazan del Mediterráneo.