1
La contaminación lumínica generada por Barcelona y su entorno metropolitano no solo se proyecta sobre el territorio más cercano, en ocasiones llegando hasta centenares de kilómetros tierra adentro, sino que también se ve afectado un ámbito tan virgen de iluminación como es el mar.