1
Lo hemos dicho hasta el cansancio y no dejaremos de repetirlo. El plástico que consumimos y desechamos se sigue acumulando en los océanos, con graves consecuencias para el medio ambiente, es decir, para todos los habitantes del planeta.